COMPETENCIA LINGÜÍSTICA Y ÉXITO ESCOLAR

 

Por. Brizeida Hernández Sánchez / Educación Especial

 

lenguajeEntre los grandes desafíos  que enfrentan la educación está la forma de comunicarnos y el uso del lenguaje en las aulas de clases, cómo podemos superar el gramaticalismo, el purismo lingüístico o teoricismo, esto no nos permite comprender la relación contextual del lenguaje y nos alejan de la tarea de enseñar y la de aprender, por lo que nos toca vivenciar la explosión lingüística.

 

La sociedad se enfrenta a nuevas formas de enseñanza y aprendizaje, para que estos procesos sean efectivos es primordial conquistar  competencias básicas, entre ellas las competencias lingüísticas, estas las ganamos a lo largo de todo el recorrido escolar.

 

En curriculum maneja las ocho competencias básicas para el aprendizaje permanente, entre las que se encuentra la competencia lingüística, son un conjunto de comportamientos interpersonales complejos; lo que  se propone para el éxito escolar estrategias de interacción con otras  escuelas, con el  hogar,  la comunidad en general de forma dinámica.

 

Por lo anterior, la escuela es un escenario perfecto para trabajarlas; porque se visualizan expresadas en sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos del estudiante de modo adecuado a la situación.  De igual forma el lenguaje oral y escrito, se presentan en formatos continuos y discontinuos, unidades lingüísticas y unidades multimedia, análisis y síntesis en un mismo proceso de interacción.

 

Mientras que los formatos lingüísticos son de diferentes extensiones breves, medios y largos, el conocimiento y uso de una retórica clásica a una retórica digital, lenguaje y contextos de uso son muy ricos y diversos. La habilidad comunicativa es el resultado de la normativa social imperante en un determinado momento en una determinada cultura; en el caso de la escuela, que impone normas y reglas para moldear una cultura de respeto, planificación, organización y desempeño escolar.