Educación inclusiva: un asunto de todos los profesores

Los nuevos tiempos, nos llevan a reflexionar sobre los Derechos Humanos y con ellos, el derecho a la educación inclusiva, consagrado en la Convención Internacional sobre el Derecho de las personas con discapacidad en su artículo 24 (ONU, 2006). La educación es Para Todos (UNESCO, 2014).

Es una de las dimensiones más importantes para el bienestar de los jóvenes, (UNICEF, 2017). Es un factor clave para el desarrollo humano sostenible de las sociedades y como mecanismo para equilibrar las desigualdades sociales (ODS, 2015).

  • La educación es un igualador social.
  • La transmisión de conocimiento
  • Derecho humano fundamental, compromiso
  • Como lo aprende, apropiarnos
  • Aprender a ser ciudadanos
  • La educación es para servicio
  • Humildad y solidaridad

La educación inclusiva es aquella que permite que todos aprendamos juntos, es aquella que se mide por igualdad y equiparación de oportunidades en la escuela, sin restar, sin etiquetas, sin adjetivos participando todos de una misma clase. Ya existen sólidos programas, servicios y apoyos para el trabajo en las escuelas,  con estudiantes con necesidades educativas especiales y transitorias.  Durante la última década estos se han fortalecido, ahora hay que seguir trabajando por viabilizar esas buenas prácticas y los resultado, recuperar los buenos aportes, mejorar los deficientes, impulsar otros, pero para todo este procedo el actor indiscutible es el docente. Quién es el diseñador de estrategias, junto al estudiante quién es el actor principal del aprendizaje.

Es así como trabaja las escuelas inclusivas para dar igualdad de oportunidades a todos los estudiantes como es el caso de la Escuela San Vicente de Paul, quien se ha dado la tarea de capacitar a su personal docente en Adecuaciones basadas en el aprendizaje real y funcional.

Más información en http://www.investigayeduca.com/blog/