EDUCAR CÓMO SIEMPRE O CÓMO NUNCA

Por. Brizeida Hernández Sánchez/ Psicopedagoga

Educar hoy es muy complicado para todos los actores del proceso (familia, escuela, docentes); enfrentar el desafío de educar requiere formación permanente para responder a los tiempos. Para educar como nunca hay que tener preparación adecuada que permita ajustarse a los nuevos momentos, dar satisfacción  a las exigencias y necesidades individuales de todos los estudiantes.

No existen recetas para educar a estudiantes de esta generación, la educación es una actividad social compleja que trasciende todos los manuales.  Por lo que nos toca construir  conocimiento con propuestas didácticas relevante e ingeniosas.

Por lo anterior, me llega  la mente el recuerdo memorable  del proyecto sobre los 500 años de fe en América, una verdadera puesta ensena  de talentos y dedicación.

Nos llenaba la alegría  celebrar las fiestas de los 500 años de fe, 500 años de historia en América. Todos estábamos listos para participar desde los más pequeños de jardín hasta los de noveno de primaria teníamos claro que sería un mes de grandes emociones. Los de jardín tomaría las fotos, los de primero dramatizarían un pedacito de la historia, otros entrevistaría para conocer las opiniones sobre los 500 años de fe, los demás  prepararan sus vestuarios para representar un musical en vivo; Y toda la escuela parecía y un parque de diversiones, las sonrisas y actitud desenfada era la que reinaba; nosotros y las familias nos preparábamos para publicar el proceso.  Qué hermoso es ser maestro para vivir cada día en el aula la satisfacción de dejar huellas.

Me vienen a la mente de aquella experiencia memorable unas ideas que plasmo sobre

¿Cómo educamos hoy?

“Qué puedo hacer para enseñar   como nunca” “Qué hago para enseñar como   siempre” 
Visualizar la escuela sin paredes que trasciende el aula con extensión   a la comunidad. 

Hacer de mi aula una verdadera orquesta musical en la que cada uno   tiene su talento,  competencia y es el   protagonista en su interés y instrumento.

 

Una aula que permita a cada participante crear su melodía, editar,   transformar, publicar y su creación personal.

 

Se enseña para los estudiantes ganen competencias y ser productivo en   toda su vida.

 

Cada estudiante desarrolla aprendizaje autónomo.

 

Para hacer que todos los actores del aprendizaje aprendamos juntos, en   casa, en la red, en la escuela, en la comunidad.

 

 

Cerrar las   puertas, ventanas de mi aula para que nadie nos vea. 

Una   maestra que  es la protagonista piensa,   escribe, lee, resuelve, habla, decide, ejecuta y evalúa.

 

Con   estudiantes pegados a las sillas, que no se mueven, que no sonríen, que solo   miran desesperados, solo intentan reproducir lo que se les ofrece.

 

Enseñar   contenidos alejados de su realidad y desconectados con su comunidad.

 

 

Solo   esperan las calificar sus conocimientos.

 

El   aprendizaje solo se da en la escuela.

500 años 1500Años

Les comparto un  PROTOTIPO de proyecto  que intenta seguir educando como nunca;  es una propuesta que estoy segura les servirá de apoyo  en el aula de clases, todos estamos llamados a seguir cambiando el aula hacia un transformación profunda.

Proyecto 500