Si te encuentras   trabajando el marco teórico de tu tesis o trabajo fin de maestría, nos viene bien  conocer  los gestores bibliográficos que nos hacen ser más eficaces para citar, referencias y tener solidez interna del documento que estamos levantando.

Los gestores bibliográficos son programas que permiten crear, organizar, mantener y compartir la bibliografía que utilizamos. Además, permiten determinar, utilizar e insertar citas bibliográficas en el estilo elegido dentro de nuestros documentos. El resultado final es una base de datos bibliográfica propia con nuestros documentos que posibilita:

–Crear, mantener, organizar y dar forma a referencias bibliográficas obtenidas de diferentes fuentes (catálogos, bases de datos, internet, etc.) teniendo como resultado una base de datos personal propia.

–Crear bibliografías en un formato normalizado según estilos de cita concretos.

-Desarrollar de forma automática la lista de referencias bibliometricas de los documentos citados y las notas a pie de página al final el documento de trabajo requiere instalación de algún plug-ins)

Básicamente podemos hablar de tres tipos de Gestores de Bibliografía:

Gestores clásicos: programas que se instalan en el ordenador y que permiten trabajar con referencias sin conexión a internet. Ejemplos: Reference Manager o ProCite.

Gestores web: son programas que están en la web y permiten trabajar directamente en la nube conectándose a través de internet, lo cual facilita el acceso desde cualquier ordenador o dispositivo. Ejemplos: Refworks, Zotero o Endnote Web.

Gestores sociales: evolución lógica de los anteriores, que permiten no solo trabajar en la web sino que facilitan también el trabajo colaborativo entre investigadores, la creación de grupos de investigación, compartir referencias y documentos, etc. Ejemplos: Mendeley o Citeulike.

Estas referencias bibliograficas se guardan y se clasifican en carpetas, listas para ser utilizadas en cualquier momento. Estos gestores permiten:

  • Permiten guardar referencias y documentos
  • Evitan los errores de transcripción.
  • Facilitan la conversión de una misma referencia de un estilo de cita a otro.
  • Facilitan la generación automática de bibliografías y permiten insertar citas en los trabajos.
  • Las referencias pueden reutilizarse ilimitadamente en la redacción de documentos distintos.

Les aporto un cuadro muy interesante: https://biblioguias.biblioteca.deusto.es/c.php?g=149245&p=982244 

Si te interesa más información en @briziedaher